anterior autor siguiente

        LA VIOLETA SOLITARIA

Miré, al descansar la escopeta,
En la roja hojarasca del claro,
Solitaria y gentil violeta.

A lo lejos oyose un disparo...
Mas, pronto, el silencio exclusivo
Recobró su evidencia de amparo.

El tiempo corrió sin motivo.
Dulcemente llegaba el invierno.
Y en, su gota de azul pensativo,
La flor reflejaba lo eterno.

autógrafo

Leopoldo Lugones


subir volver El libro de los paisajes (1917)   siguiente anterior
Las cigarras
aumentar tamaño letra reducir tamaño letra poema aleatorio