anterior autor siguiente

        SILENCIO

Gotea, muda, la fuente,
Y hasta su labio de piedra,
La lentitud de la hiedra
Se alarga infinitamente.

En la quietud del pensil
Que, como muerta, la estanca,
Parece la fuente blanca
Una tumba juvenil.

El mismo sueño de piedra,
Tumbas y fuentes abisma,
Eternizado en la misma
Fidelidad de la hiedra.

autógrafo

Leopoldo Lugones


subir volver El libro de los paisajes (1917)   siguiente anterior
Horas campestres
aumentar tamaño letra reducir tamaño letra poema aleatorio