anterior autor siguiente

        LA CALANDRIA

Escala, escala, escala,
Alegra, alegra, alegra
La inmensidad aun negra
Que ya trasluce en su ala.

Altísima se absorbe
Cantando cielo adentro,
Y aquel canto es el centro
Palpitante del orbe.

Canta, y de su alegría
Nace el azul divino,
Y en el cristal del trino
Se va aclarando el día.

El cielo, sobre el mar,
Es un jardín ligero,
Donde inclina el lucero
Su botón de azahar.

Y en idilio pueril,
Tras un vago arrebol,
Se encumbra el canto al sol,
Sutil, sutil, sutil...

autógrafo

Leopoldo Lugones


subir volver El libro de los paisajes (1917)   siguiente anterior
Cantares del mar y de la luz
aumentar tamaño letra reducir tamaño letra poema aleatorio