anterior autor siguiente

        TARDES MARINAS

          SERENIDAD

La bruma crepuscular
Densos borrones coagula.
Profundamente se azula
La noche sobre la mar.

El agua triste se aploma
Como un arenal más blando.
La espuma, como arrullando,
Se hincha en buche de paloma.

Con la marina fragancia
Palpita un lánguido aliento
Que parece el llamamiento
Remoto dela distancia.

Reina en la serenidad
Que sublimiza su altura,
La estrella azul que nos jura
Pureza y fidelidad.

Sobre las sombras ya hurañas
Que la mar sopla del Este,
Un polvo de luz celeste
Dejan caer sus pestañas.

Y prolongando su huella
En flotante onda de tul,
Te pones también azul
Como la noche y la estrella.

autógrafo

Leopoldo Lugones


subir volver El libro de los paisajes (1917)   siguiente anterior
Tardes marinas
aumentar tamaño letra reducir tamaño letra poema aleatorio