anterior autor siguiente

        DELICIA

La pureza celestial,
Sobre la mar que reposa,
Sutiliza el vago rosa
De una tarde de cristal.

La brisa amores promete,
Y aunque, a ratos mortecina,
Ya es vuelo de golondrina,
Ya rizo de gallardete.

Por el pálido sendero,
La serenidad rosada,
Pasa como suspirada,
Evocando su lucero.

A nuestro embeleso unido,
El matiz de rosa crece,
Y de súbito parece
Que en un beso se ha encendido.

Y al leve rubor que arde
En tu secreto de amor,
Vuélvese en ti viva flor
Todo el rosa de la tarde.

autógrafo

Leopoldo Lugones


subir volver El libro de los paisajes (1917)   siguiente anterior
Tardes marinas
aumentar tamaño letra reducir tamaño letra poema aleatorio