anterior autor siguiente

        GLORIA OTOÑAL

Tarde inmensa en la calma del mundo.
Una calma divina, rumiada
Por el buey, en bocado profundo
De sol claro y de hierba dorada.

La paja del campo sereno
Caminaba sin fin por la loma.
La grave tibieza del heno
Suspiraba hondamente su aroma.

Onduló el pajonal ya más blando,
Ay al tenderse con rubios reflejos,
En su rizo de oro, allá lejos,
La luz se peinaba cantando.

autógrafo

Leopoldo Lugones


subir volver El libro de los paisajes (1917)   siguiente anterior
El año dichoso
aumentar tamaņo letra reducir tamaņo letra poema aleatorio