anterior autor siguiente

        EL TRONCO MUERTO

Su tumbada grandeza arropa el blando
Caer de la hojarasca; al flanco oblongo,
Tenebrosa humedad va fomentando
Llagas de liquen y carnazas de hongo.

Una agreste quietud de nuevo mundo
Se afianza en su rugosa corpulencia;
Y con ser el silencio tan profundo,
Da la impresión de una reciente ausencia.

De algún rudo muñón sangra el tanino.
Acre aroma de monte en torno brota.
Y allá muy alto, boga en un divino
Golfo de azul la inmensidad remota.

autógrafo

Leopoldo Lugones


subir volver El libro de los paisajes (1917)   siguiente anterior
aumentar tamaño letra reducir tamaño letra poema aleatorio