anterior autor siguiente

    EL ENCANTO DE LA NOCHE

Por el serenado ambiente,
Sombrío frescor se esparce.
La noche estrecha en su engarce
El ópalo del Poniente.

Con temerosa reserva
Desata sus largos tules;
Sus hondas huellas azules
Aterciopelan la hierba.

Perfuman nobles jazmines,
Y con la luna que asoma,
Parece alzarse en su aroma
El ángel de los jardines.

Dilata el astro hacia el Este
Su espejismo de laguna,
Y en un abismo de luna
Flota la calma celeste.

Vierte esa luz dulce pena;
Y como un lirio tardío,
El alma se abre al rocío
De sed amorosa llena.

Cuanta blancura reposa
Sobre la pradera en calma;
Y en el sauce y en el alma
Cuanta sombra misteriosa.

Lejos palpita una estrella;
Y el silencio, grave y manso,
Como un gran buey en descanso
Profundamente resuella.

Vaga congoja desiste
En el alma enajenada,
Y llora por ti... por nada...
Porque así es la vida... triste...

autógrafo

Leopoldo Lugones


subir volver El libro de los paisajes (1917)   siguiente anterior
aumentar tamaño letra reducir tamaño letra poema aleatorio