anterior autor siguiente

        EL PICAFLOR

Run... dun, run... dun... Y al tremular sonoro
Del vuelo audaz y como un dardo, intenso,
Surgió de pronto, ante una flor suspenso,
En vibrante ascua de esmeralda y oro.

Fue color... luz... color... A un brusco giro,
Un haz de sol lo arrebató al soslayo;
Y al desaparecer con aquel rayo,
Su ascua fugaz carbonizó en zafiro.

autógrafo

Leopoldo Lugones


subir volver El libro de los paisajes (1917)   siguiente anterior
Alas
aumentar tamaño letra reducir tamaño letra poema aleatorio