anterior autor siguiente

        LA MONJITA

Para que nada sus vuelos estreche,
Busca, a la siesta, una rama bien sola,
Y cae de ella con sesga cabriola
Cual si volcara una copa de leche.

Como escribiendo en el aire, revuela;
Mas, pronto en su sitio posada,
Plegando el ala, de negro bordeada,
Sobre de luto le pone a su esquela.

Trémulo pasa un zumbido de insecto.
La avecilla parece más pura
Con la quietud. Su perfecta blancura
Cobija un silencio perfecto.

Se ahonda en pálido abismo la calma.
Y al remoto misterio del campo,
La avecilla, revela con su ampo
La blanca y muda presencia de un alma.

autógrafo

Leopoldo Lugones


subir volver El libro de los paisajes (1917)   siguiente anterior
Alas
aumentar tamaño letra reducir tamaño letra poema aleatorio