anterior autor siguiente

        LA PERDIZ

Su andar de doncella inquieta
Pone la angustia del yerro
En las narices del perro
Y el cañón de la escopeta.

Pero, al abrigo falaz
De la hierba fresca o mustia,
También tiembla en dulce angustia
Su silbido montaraz.

Así, en tal desasosiego,
Y ante todo azar perpleja,
Su timidez empareja
Con la gleba del labriego.

Atenta al más leve tris
Que, agazapándose, escucha,
Parece que la encapucha
La estepa del campo gris.

Todo el color que así pierde,
Como en brillante renuevo
Pinta su Ïmorado huevo
Que en la martineta es verde.

Y tras el natal terrón,
O al despavorido vuelo,
Zumba en su eterno desvelo
La saña del perdigón.

autógrafo

Leopoldo Lugones


subir volver El libro de los paisajes (1917)   siguiente anterior
Alas
aumentar tamaño letra reducir tamaño letra poema aleatorio