anterior autor siguiente

        ROSA MARCHITA

Rosa marchita que el amante guarda
entre viejos y pálidos papeles
que a ese recuerdo vagamente fieles
siente pasar bajo su mano tarda.

Quizá recuerda un algo de la vida
de aquel amor, tras tantos desengaños,
y por eso parece que, a los años,
no está muerta la flor, sino dormida.

autógrafo

Leopoldo Lugones


subir volver Las horas doradas (1922)   siguiente anterior
aumentar tamaño letra reducir tamaño letra poema aleatorio