anterior autor siguiente

      ROMANZA DEL PERFECTO AMOR

Oye, Amada, la noche. Qué serena
la luna se levanta
sobre la mar y sobre tu hermosura.
La noche canta.

Oye, Amada, la fuente. En lo profundo
de la calma sonora,
con música más dulce que ese canto,
la fuente llora.

Oye, amada, el silencio. Qué reposo
de pasión, de congoja y de batalla.
Reina la perfección sobre los lirios.
La dicha calla.

autógrafo

Leopoldo Lugones


subir volver Poesías diversas   siguiente anterior
aumentar tamaño letra reducir tamaño letra poema aleatorio