anterior autor siguiente


Esos cabellos en tu frente enjertos
(por más que disimules y los rices)
en otros cuerpos dejan las raíces,
y por ventura en otros cuerpos muertos.

¿Por qué pueblas, o Gala, los desiertos
de la Libia? ¿Por qué con tus barnices
ofendes nuestros ojos y narices,
cual si viesen sepulcros descubiertos?

Que aunque vuelvas a ser la que solías,
no puedes competir con Galatea;
oye, verás si la ventaja es poca:

en ti son años los que en ella días;
está en duda si el tiempo la hará fea,
y está en verdad que nunca la hará loca.

autógrafo

Lupercio Leonardo de Argensola


subir volver Soneto   siguiente anterior
Facsímil Facsímil de Rimas de Lupercio i del Dotor Bartolome Leonardo de Argensola. Zaragoza. 1634
aumentar tamaño letra reducir tamaño letra poema aleatorio