anterior autor siguiente

        SONETO

Tiempo fue cuando yo, como en Egito,
un cabrón adoraba o un becerro,
un lobo, un cocodrilo, un medio perro,
o algún parto más fiero y exquisito.

Por huir el lugar, después maldito,
escogí voluntario mi destierro,
consumiendo con llamas o con hierro
cualquier memoria del infame rito.

Y de la luz divina que contemplo
—de quien un vil temor privarme pudo,
haciéndome cobarde siervo oculto—

de tal manera ya visito el templo,
que ofreceré mi pecho al hierro agudo
por defender sus aras y su culto.

autógrafo

Lupercio Leonardo de Argensola


subir volver Soneto   siguiente anterior
Facsímil Facsímil de Rimas de Lupercio i del Dotor Bartolome Leonardo de Argensola. Zaragoza. 1634
aumentar tamaño letra reducir tamaño letra poema aleatorio