anterior autor siguiente

          HORÓSCOPO

«Es la noche —dijiste— pon tu espejo
debajo de la almohada al acostarte
y en él verás, si sueñas, el reflejo
de la mujer que nunca ha de olvidarte».

Llegó la noche al fin. Bajo la almohada,
                        recordándote, amada,
puse el cristal revelador. De suerte
                        que soñé con la muerte.

autógrafo

Leopoldo Marechal


subir volver Los aguiluchos (1922) Libro tercero   siguiente anterior
aumentar tamaño letra reducir tamaño letra poema aleatorio