anterior autor siguiente

      I. DE SOPHÍA

Entre los bailarines y su danza
la vi cruzar, a mediodía, el huerto,
sola como la voz en el desierto,
pura como la recta de una lanza.

Su idioma era una flor en la balanza:
justo en la cifra, en el regalo cierto;
y su hermosura un territorio abierto
a la segura bienaventuranza.

Nadie la vio llegar: entre violines
festejaban oscuros bailarines
la navidad del fuego y del retoño.

¡Ay, sólo yo la he visto a mediodía!
Desnuda estaba y al Pasar decía:
«Mi señor tiene un prado sin otoño».

autógrafo

Leopoldo Marechal


subir volver Sonetos a Sophía y otros poemas (1940)   siguiente anterior
audio Voz: Leopoldo Marechal

aumentar tamaño letra reducir tamaño letra poema aleatorio