anterior autor siguiente

    VIII. DE LA SABROSA TREGUA

Cuando, ya sea en la mañana pura,
Ya en la temida noche del espanto,
La mujer admirable de mi canto
Se adelanta sin velo ni atadura,

Descuida el alma su pelea obscura,
Las armas rinde, y su fervor es tanto
Que se aventura en un dominio santo
Donde no tiene llanto la hermosura.

Y si la dueña de mi pensamiento
Pone su labio en el oído atento
Del alma, entonces un sabroso idioma

Conmueve y mueve al que lo va escuchando,
Como la voz de la paloma, cuando
Nos llega enamorada la paloma.

autógrafo

Leopoldo Marechal


subir volver Sonetos a Sophía y otros poemas (1940)   siguiente anterior
francés Traduction française
aumentar tamaño letra reducir tamaño letra poema aleatorio