anterior autor siguiente

    EL POEMA DE ROBOT

                2

No es bajo el soplo de la indignación
que refiero esta historia sucia como el uranio.
Yo no maté a Robot con la sal de la ira,
sino con los puñales de la ecuanimidad.
No me gusta el furor que se calza de viento
sólo para barrer golondrinas y hojas:
el furor es amable si responde a un teorema
serio como Pitágoras.
Yo viví en una charca de batracios
prudentes y sonoros en su limo.
Cierta vez pasó un águila sobre nuestras cabezas,
y todos opinaron: «Ese vuelo no existe».
Yo me quedé admirando la excelsitud del águila,
y construí motores de volar.
Los batracios dijeron: «Es orgullo».
Les respondí: «Batracios, la mía es altivez».
El orgullo es un flato del Yo separativo,
mas la altivez declara su propia elevación.

autógrafo

Leopoldo Marechal


subir volver El poema de robot (1966)   siguiente anterior
aumentar tamaño letra reducir tamaño letra poema aleatorio