anterior autor siguiente

    II. A UNCO, EL IDIOTA

Unco, el idiota, cortador de juncos,
yace aquí sin machete ni juncal.
Para el techo del hombre cortó juncos:
Para el amor del hombre
cortaba juncos verdes:
juncos llenos de viento,
para el hombre y su risa
cortó en el aguazal.
Y él nunca usó ni techo
ni amor ni risa ni hombre.

Rojo de mediodías, pero sin luz adentro;
gallardo y fuerte, pero sin canción,
fue una rica vihuela
que no tuvo cordaje
y una lámpara hermosa
que no encendió su dueño.
Su Dios fue un huevo de chajá
mecido a flor del agua negra.

Junco insonoro, yace largo a largo:
el Cortador Celeste lo ha cortado.

autógrafo

Leopoldo Marechal


subir volver Poemas dispersos. Poemas desconocidos / Epitafios australes   siguiente anterior
audio Voz: Leopoldo Marechal

aumentar tamaño letra reducir tamaño letra poema aleatorio