anterior autor siguiente

    III. A LA PEONA EZEQUIELA FARÍAS

Nació y murió
junto a una vaca.
Entre sus manos duras,
la suavidad del mundo
tomó formas de vaca.
Un silencio de vaca
la ciñó hasta los pies
como su delantal:

un silencio cantante,
más puro que la égloga.

Delante de sus ojos,
los días y las noches
australes desfilaron
como vacas macizas.

La tierra en que hoy descansa
—gorda, sumisa y útil—
se parece a una vaca.

autógrafo

Leopoldo Marechal


subir volver Poemas dispersos. Poemas desconocidos / Epitafios australes   siguiente anterior
audio Voz: Leopoldo Marechal

aumentar tamaño letra reducir tamaño letra poema aleatorio