anterior    aleatorio / random   autor / author   inicio / home   siguiente / next

    IV. AL DOMADOR CELEDONIO BARRAL

Domó en la pampa todos los caballos,
menos uno.
Por eso duerme aquí Celedonio Barral,
con sus manos prendidas
a la crin de la tierra.

El doradillo, el moro, el alazán
entre sus piernas fueron
máquinas del furor
y pedazos de viento en su muñeca.

Su pan fue una derrota de caballo por día:
un trueno de caballos fue su música entera.
Para su Dios y para su mujer
tuvo sólo un aroma:
el olor de un caballo.

El potro de la muerte
no se rindió a su espuela
de antiguo domador y jinete final.

Por eso duerme aquí,
silencioso y vencido:
Porque domaba todos los caballos,
menos uno.

autógrafo

Leopoldo Marechal


subir   poema aleatorio   Poemas dispersos. Poemas desconocidos / Epitafios australes   siguiente / next   anterior / previous
audio Voz: Leopoldo Marechal