anterior autor siguiente

    LA TRASFIGURACIÓN

Siento tu cuerpo entero junto al mío;
tu carne
                es
                        como un ascua,
fresca e imprescindible
que está fluyendo hacia
mi cuerpo, por un puente
de miel lenta y silábica.
Hay un solo momento en que se junta
el cuerpo con el alma,
y se sienten recíprocos,
                                                y viven
su trasfiguración,
                                  y se adelantan
el uno al otro en una misma entrega,
desde su mismo origen deseada.
Siento tus labios en mis labios, siento
tu piel desnuda y ávida,
y siento,
                ¡al fin!
                            esa frescura súbita

como una llamarada
de eternidad, en que la carne deja
de serlo y se desata,
se dispersa en el vuelo,
                                                y va cayendo
en la tierra sonámbula
de tu cuerpo que cede interminable-
mente cediendo,
                                  hasta
que el vuelo acaba y ya la carne queda
quieta, milagreada,
y me devuelve al cuerpo,
                                                      y todo ha sido
un pasmo, un rebrillar y luego nada.

autógrafo

Luis Rosales


La versión que de José Paulino Ayuso trae estas modificaciones:

Verso 16
            desde su mismo origen deseada.
por
            en una misma luz recién casada.

Versos 18 a 21
            tu piel desnuda y ávida, y siento, ¡al fin! esa frescura súbita
por
            que estás desnuda y blanca,
            y siento al fin esa frescura súbita

Verso 28
           de tu cuerpo que cede interminable
por
           de tu carne que cede interminable

Verso 31
           que el vuelo acaba y ya la carne queda
por
           que todo ha terminado, y se reúne

Verso 33
           y me devuelve al cuerpo,
por
           devolviéndome el cuerpo


subir volver Rimas (1951)   siguiente anterior
aumentar tamaño letra reducir tamaño letra poema aleatorio