anterior autor siguiente

20
AYER VENDRÁ

La tarde va a morir; en los caminos
se ciega triste o se detiene un aire
bajo y sin luz; entre las ramas altas,
mortal, casi vibrante,
queda el último sol; la tierra huele,
empieza a oler; las aves
van rompiendo un espejo con su vuelo;
la sombra es el silencio de la tarde.
Te he sentido llorar: no sé a quién lloras.
Hay un humo distante,
un tren, que acaso vuelve, mientras dices:
Soy tu propio dolor, déjame amarte.

autógrafo

Luis Rosales, 1951


subir volver Rimas (1951)   siguiente anterior
aumentar tamaño letra reducir tamaño letra poema aleatorio

Tomado de Rimas. Ediciones Cultura Hispánica. Madrid. 1951