SÓLO MIENTRAS TANTO

Vuelves, día de siempre,
rompiendo el aire justamente donde
el aire había crecido como muros.

Pero nos iluminas brutalmente
y en la sencilla náusea de tu claridad
sabemos cuándo se nos caerán los ojos,
el corazón, la piel de los recuerdos.

Claro, mientras tanto
hay oraciones, hay pétalos, hay ríos,
hay la ternura como un viento húmedo.
Sólo mientras tanto.

autógrafo

Mario Benedetti


subir  volver  Sólo mientras tanto (1948-1950)   siguiente  anterior
aumentar tamaño letra reducir tamaño letra poema aleatorio