anterior    aleatorio / random   autor / author   inicio / home   siguiente / next

        A UNA SEÑORA.
  CON QUIEN SALÍ DE AÑO PARA EL DE 1830

  ¡Año mío y mi tocaya!
¡Digo! ¿Es un grano de anís?
Fuerza será que yo te ame,
Prenda mía, hasta el morir.
  ¡Oh cédula protectora!
¡Oh fortuna siempre ruin,
Gracias a Dios que una vez
Fuiste para mí feliz!
  Díganlo cuantos admiran
Ese tu rostro gentil,
Esos tus ojos morenos,
y ese tu dulce reír.
  Aunque murmure la envidia
Te quiero, y mucho que sí...
Mas no te alteres, hermosa;
Que te quiero con buen fin.
  No gruñas por ser tu año
Un poeta baladí
Hoy que andan las pobres musas
Sin túnica y sin chapín.
  Paciencia, pues no hay remedio;
Que, si consistiera en mí,
Corregidor fuera yo
De la villa de Madrid.
  Sírvate pues de regalo
Este romance infeliz,
Aunque sería mejor
Que te enviase un pernil.
  Por dos causas no lo envío:
Falta de maravedís,
Y un hambre tal, que a tenerlo
Guardáralo para mí.
  Mas con deseos lo suplo,
Que no cuestan un tarín,
De que Dios te haga dichosa
Un siglo, y dos, y cien mil.
  Y te dé mucha salud
Y el oro del Potosí,
Y te libre de que llame
A tu puerta un alguacil.
  Y te conserve un consorte
Más héroe que el mismo Cid,
Pues con ocho años de yugo
Aún se está mirando en ti.
  Y dé a tus niñas marido
No bien lleguen a su Abril,
Y a tu niño un obispado,
Aunque sea el de Guadix.
  Más te diría, tocaya,
Pero se apaga el candil;
Y aunque deseo tu dicha
También deseo dormir.

autógrafo

Manuel Bretón de los Herreros


subir   poema aleatorio   Romances XVII   siguiente / next   anterior / previous