anterior autor siguiente

        CAMINA

Camina el jefe del pueblo
después de beber café.
Y una voz que no se ve,
grita al oído:
—Mire, jefe, que hay un hombre
que allí está herido.

—Lo sé.

Camina el jefe del pueblo
después de beber café.

Y vuelve la voz y dice:
—Jefe, que un hombre no ve;
tiene llanto entre los ojos,
y tiene plomo en los pies.

—Lo sé.

Sigue caminando el jefe
después de beber café.
Y la misma voz le grita:

—Murió un hombre allí de sed.
¿Qué haremos, ahora, jefe?

—Que haga pronto el hoyo usted.

Y el jefe sigue su rumbo,
pero también
el jefe sigue pensando ...

Piensa sólo a qué hora es
la otra taza
dc café...

autógrafo

Manuel del Cabral


subir volver Compadre Mon (1943)   siguiente anterior
Segunda parte
aumentar tamaño letra reducir tamaño letra poema aleatorio