anterior autor siguiente

        HUÉSPED CAÍDO

Después de aquel aliento de sagrada neblina,
después de aquel gran soplo;
se veían los duendes fabricando las cosas.

Luego,
comenzaron los gritos a tener su tamaño.
Pero el pensamiento todavía
era un pájaro virgen que buscaba
dónde ser habitante de la tierra;
y se posó en aquello...
en el árbol que huye de la tierra hacia ella,
en el más hondo e inquieto de los árboles:
en el árbol ardiendo de la sangre.

Después... —¡oh cáscara del viento!—,
ven a oír este ruido, este fruto sonoro,
esta palabra líquida que corre como un látigo
pegándose a sí mismo, rabioso de su encierro.

Ven,
ven a oír este insomnio en su oficio más puro,
este temblor que canta.

Ven.
Oye la sangre,
que la sangre piensa.

autógrafo

Manuel del Cabral


subir volver Los huéspedes secretos (1951)   siguiente anterior
aumentar tamaño letra reducir tamaño letra poema aleatorio