anterior autor siguiente

          LEY

Víbora consentida y con sentidos,
ya sé que no conocen la ternura
de una mano indefensa y condenada
tu vejez de alquimista imperdonable,
tu razón peligrosamente limpia,
ni tu truco decentemente tóxico,
pero, ¿desde cuándo
caricia judicial, colmillo inmune?

¿Desde cuándo tienes horario disponible
para lavar cuchillos y enterrar inocentes?

¿Desde cuándo
condecoras ladrones con el pan del hambriento?

¿Desde cuándo
tienes guardado en libros el aire de los gritos?

¿Desde cuándo
te nacieron ovarios dentro de los palacios?

Virgen preñada,
desde que tú te acuestas con reyes y tiranos
hay prostitutas hasta en los birretes.

Desde que tú quisiste ser más perra que gente
hace tiempo que el pueblo no ve la primavera,
hace tiempo que el río
viene del mar y tú le inventas párpados...
Hace tiempo
que el átomo creció sin tribunales.
Hace horas
que el hombre va a la luna con el sudor del pobre.
Hace tiempo
la máquina es un poco de abogado insociable;
y hasta todos los días
hacen crecer el trigo por decreto...
Sin embargo, vieja tramposa,
¿quién te dio vela en este entierro?

¿Desde cuándo tienes horario disponible
para enterrar un verso?

autógrafo

Manuel del Cabral


subir volver Los huéspedes secretos (1951)   siguiente anterior
aumentar tamaño letra reducir tamaño letra poema aleatorio