anterior autor siguiente

  MENDIGA DE TUS LADRONES

Pobre América Latina,
mendiga de tus ladrones,
precio aún a tus calzones
le pone la carabina.

Dormida por el huesito
de taumaturgo amuleto,
sobre tu burro de guía
con tu pan analfabeto,
despierta ya tu esqueleto:
de pie te lo puso el día.

Viva que lleva su entierro,
aunque en tierra es infinita,
va tu cara como un perro
en su lágrima de hierro:
tu centavo que medita.

Y tras tu cobre mendigo,
yo me digo:
¿América? La que sobre...
con su político pobre
que si es rico, es su enemigo.

Pobre América Latina,
como ayer, a tus inditos,
te cambian por espejitos
tu pan, tu lecho y tu mina.

Tú que estás como tu loro
que come sobra en el aro,
te sientan como el avaro
sobre su virgen tesoro.
Hundes tu mano minera
v sientes que se te fuera
por el mar... plural de toro.
Por el mar también ¿a dónde
va el aire tuyo y del ala?
Si la cimarrona bala
se lo esconde
hasta al que lleva el difunto,
porque en el muerto están juntos:
plata, uniforme y sotana:
trío brujo tan despierto
que a ratos despierta al muerto
para que vote mañana.

Pobre América Latina,
profundidades de arañas
hacen hoy con luz cochina
extranjeras tus entrañas.

Perra que vives de huesos,
si con caricias caninas
duermen tu mano a propinas
uñas te crecen a besos...

¿Abrió ya la dormilona
sus ojillos de felina,
la fiera que, clandestina,
dormida estaba en tu pecho?
¿La despertaron del lecho
los mismos que la crearon?

Pobre América Latina,
como moneda te hallaron,
pero culebras que dejan
su piel por donde pasaron,
muchas cosas los de afuera,
muchas cosas te enseñaron...
¡Millonaria pordiosera!

autógrafo

Manuel del Cabral


subir volver La isla ofendida (1965)   siguiente anterior
Y una América esperando
aumentar tamaño letra reducir tamaño letra poema aleatorio