anterior autor siguiente

        RECUERDOS

¡Cuántas tú me despiertas
De olvidadas historias
Tristísimas memorias,
Tan pálidas e inciertas
Cual la sombra que vaga
Después que el sol ae apaga!

Cuándo, cómo o en dónde
Te conocí algún día,
Pregunto al alma mía,
Y mi alma no responde,
A su vez meditando
En dónde, cómo y cuándo.

¿Siglos hace? ¿habrá sido
En este triste suelo,
O en la región del cielo?...
Envuelto en alto olvido
Misterio tan sublime,
El corazón me oprime.

Así el que hendió los mares
En su estación florida,
Y el resto de la vida
Pasó libre de azares,
Si alguna vez, ya anciano,
Mira bajel lejano,

Cruzar ve de repente
Aéreos a distancia
Los días de su infancia;
Más que recuerda, siente,
Y al pecho con tristeza
Inclina la cabeza.

Siempre a ti consagrada
Mi lira fue, sin duda;
Pues de adormida y muda,
Revive a tu mirada,
Y combina sonidos
Que me son conocidos.

¿Algo tú no recuerdas?
¡Oh virgen! ¿no conoces
De tu cantor las voces?
¿Podrán ser de mis cuerdas
Nuevos a tus oídos
Los sones, los gemidos?

¡Robásteme el sosiego!
¡Por ti tanto cavilo!
¡Y desmayo, al asilo
De mi dolor me entrego,
Y en lo escondido lloro,
Y en silencio te adoro!

autógrafo

Miguel Antonio Caro


subir volver Poesías (1866)   siguiente anterior
aumentar tamaño letra reducir tamaño letra poema aleatorio