anterior autor siguiente

        LO QUE NO SE ESCRIBE

¡Dulce madre! ¡hermana mía!
Mi amor quisierais en vano
          Hallar aquí.
No cabe en una armonía
Mi amor de hijo y de hermano:
          ¡Buscadlo en mí!

El poseedor de una fuente
No guarda míseras gotas.
          Si vuestras son
Mi alma, mi vida, mi mente,
¿A qué guardar breves notas
          Del corazón?

La pluma al papel traslada
La palabra, y aun el canto,
          Y allí vive.
Lo que dice una mirada.
Lo que el silencio y el llanto,
          ¡No se escribe!

autógrafo

Miguel Antonio Caro


subir volver Poesías (1866)   siguiente anterior
aumentar tamaño letra reducir tamaño letra poema aleatorio