anterior autor siguiente

              HORA XI

          GUERRA Y PAZ

Volaba ayer mi pensamiento rápido
Llevado de esperanza y de ambición,
Buscando ansioso en el profundo cielo,
                    Con alentado vuelo,
                          Ígnea región.

Volvió de allá mi pensamiento lánguido
Arrepentido de su empeño audaz
Y las alas inclina hacia la tierra;
                    Cansado de la guerra
                          Quiero la paz.

Ayer buscaba el trueno y el relámpago;
Hoy el silencio busco y la quietud;
Ayer mi canto resonó a distancia;
                    Hoy en modesta estancia
                          Pulso el laúd.

Ayer amé las olas y los mástiles;
Hoy cauto huyo del hirviente mar;
Fui en pos del siglo que a la plebe asombra;
                    Hoy me place la sombra,
                          Amo el hogar.

Y alucinado, a los instables ídolos
Que alzó la moda, admiración rendí;
Hoy el prudente corazón no admira;
                    Solo de amor suspira,
                          Solo por ti.

Amor todo ternura, afecto, lágrimas;
La casta confianza es su placer.
¡Oh, si pudiera, sin decirte nada,
                    Mostrar a tu mirada
                          Todo mi ser!

Entonces hospedándome benévola
No recelaras por tu prez gentil;
No temieras cubriese mi cariño
                    Del invisible niño
                          Dardo sutil.

Guarda en buenhora los favores últimos;
Puro cual tus miradas es mi amor;
Yo solo pido a tu inocente seno
                    Compasivo y sereno,
                          Sombra y calor.

autógrafo

Miguel Antonio Caro


subir volver Horas de amor (1871)   siguiente anterior
aumentar tamaño letra reducir tamaño letra poema aleatorio