anterior autor siguiente

              HORA XVII

              DESENGAÑO

Perfida, cara tamen.

Te vi en modesta estancia
Como flor a los céfiros esquiva,
Recatar tu fragancia;
No vana, no festiva,
Mas con húmedos ojos pensativa.

En tan dichoso día
Te vi, te amé; mi corazón sediento
De ideal simpatía
Himnos alzó en el viento
Y gozaba en su propio rendimiento.

¡Ay! ¡cuán presto se parte
El verdadero amor rico de gloria!
Vinieron a tentarte
Esperanza y memoria
De un falso gozo y de una triste historia.

No ya en mi compañía
Afable y complaciente sonreíste
Con profana alegría.
¡Ah! mi alma se resiste
A creer, a esperar, y todo es triste!

Hoy con la vista herida
Odioso miro cuanto vi más bello;
Las flores de la vida
Hoy como espinas huello;
Sombra es de muerte lo que fue destello.

Y sufro y desespero
Pensando, o fatigado me aletargo;
¡Me ofende el mundo entero,
Y te amo sin embargo
Con escéptica fe y amor amargo!

Ya, ya me precipito
Si no logro alcanzar sublime altura;
O un amor infinito
O eterna desventura
A tientas busco en mi febril locura.

¡Si tú amarme de veras
Y yo olvidar pudiese lo pasado!
¡Tú ángel redentor fueras,
Yo corazón postrado
Que revive al amor glorificado!

autógrafo

Miguel Antonio Caro


subir volver Horas de amor (1871)   siguiente anterior
aumentar tamaño letra reducir tamaño letra poema aleatorio