anterior autor siguiente

        LA VUELTA A LA PATRIA

      Mirad al peregrino
      ¡Cuan doliente y trocado!
Apoyándose lento en su cayado
¡Qué solitario va por su camino!

      En su primer mañana,
      Alma alegre y cantora
Abandonó el hogar, como a la aurora
Deja su nido la avecilla ufana.

      Aire y luz, vida y flores,
      Buscó en la vasta y fría
Región que la inocente fantasía
Adornaba con mágicos fulgores.

      Ve el mundo, oye el rüido
      De las grandes ciudades,
Y sólo vanidad de vanidades
Halla doquier su espíritu afligido.

      Materia da a su llanto
      Cuanto el hombre le ofrece;
Ya la risa en sus labios no florece,
Y olvidó la nativa voz del canto.

      Hízose pensativo;
      Las nubes y las olas
Sus confidentes son, y trata a solas
El sitio más repuesto y más esquivo.

      A su penar responde
      En la noche callada,
La estrella que declina fatigada
Y en el materno piélago se esconde.

      ¡Vuelve, vuelve a tu centro!
      Natura al infelice
Clama; ¡vuelve! una voz también le dice
Que habla siempre con él, amiga, adentro.

      ¡Ay triste! En lontananza
      Ve los pasados días,
Y en gozar otra vez sus alegrías
Concentra reanimado la esperanza.

      ¡Imposible! ¡Locura!...
      ¿Cuándo pudo a su fuente
Retroceder el mísero torrente
Que probó de los mares la amargura?

      Ya sube la colina
      Con mal seguro paso;
Del sol poniente al resplandor escaso
El valle de la infancia se domina.

      ¡Ay! Ese valle umbrío
      Que la paterna casa
Guarece; ese rumor con que acompasa
Sus blandos tumbos el sagrado río;

      Esa aura embalsamada
      Que sus sienes orea,
¿A un corazón enfermo que desea
Su antigua soledad, no dicen nada?

      El pobre peregrino
      Ni oye, ni ve, ni siente;
De la Patria la imagen en su mente
No existe ya, sino ideal divino.

      Invisible le toca
      Y sus párpados cierra
Ángel piadoso, y la ilusión destierra,
Y el dulce sonreír vuelve a su boca.

      ¡Qué muda despedida!
      ¿Quién muerto le creyera?
¡Mirando está la Patria verdadera!
¡Está durmiendo el sueño de la vida!

autógrafo

Miguel Antonio Caro


subir volver Obras poéticas (1929)   siguiente anterior
aumentar tamaño letra reducir tamaño letra poema aleatorio