anterior autor siguiente

        ODA A LA GLORIA

Yo entonces era niño
Cuando entre nubes bellas
Bajar te vi del cielo
Con ímpetu veloz;
Vi tu mano de púrpura,
Tu corona de estrellas,
Y resonó en mi oído
Tu inolvidable voz.

Y aquella imagen vivida
Llevose mi sosiego:
Salir tú me ordenaste
De mi tranquilo hogar;
De las tribulaciones
Templar mi alma en el fuego,
Y ver los yertos montes,
La soledad del mar.

Y a cantar me obligaste
Con levantado aliento,
Y en premio me ofreciste
Tu divinal favor.
Hoy a buscarme vuelves
Yo conozco ese acento,
Y sé de tus miradas
El mágico fulgor.

¡Salve, visión gloriosa
De mis sueños de oro!
Yo tu vuelta he esperado
Con férvida inquietud:
¡Hoy te miro presente
Y de hinojos te adoro,
Radiante de belleza,
De pompa y juventud!

Óyeme: yo he perdido
De mi vivir la calma,
Sumiso a tus mandatos,
Al juramento fiel,
Atesorando siempre
Los ecos de mi alma,
Con ambicioso anhelo
De tu mejor laurel.

Yo he subido a las cumbres
Más altas de la tierra;
Hervir bajo mis plantas
La tempestad sentí;
Rugiendo hallé en los mares
A la sangrienta Guerra,
Y con ella altercando
Mi voz tronaba allí.

Y yo escalé las nubes
Con ala llameante,
Y visité sin brújula
La vacua inmensidad;
Crucé desiertos soles,
Y absorto, vacilante,
Pareme en el espacio
Y vi la Eternidad.

¡Oh, cumple tus promesas:
Alza mi nombre al cielo,
Lleva los cantos míos
Al último confín,
Y dales, incansable
En tu radioso vuelo,
La heroica resonancia
De tu inmortal clarín!

autógrafo

Miguel Antonio Caro


subir volver Obras poéticas (1929)   siguiente anterior
aumentar tamaño letra reducir tamaño letra poema aleatorio