anterior autor siguiente

      SÚPLICA A LA VIDA

A Elena de Obieta

Luz de la vida
engañadora
voluble oleaje de la existencia
con brisa amarga
o embriagadora
hinchiendo el seno de somnolencia
de un siglo nuevo
a la ribera
cruel o sonriente ¿Quién lo supiera?
el alma frágil
nos has traído
sobre la cresta de una quimera.

Los otros vasos
si quieres llévanos.
De la celeste pasión la copa
hasta los bordes
tan solo déjanos,
y en el engaño de los engaños
mecidas siempre
de un sueño único
juntas, doquiera
y hasta la playa del suspiro único
estas dos almas
llévanos. Sea.

Enero 1 1901

autógrafo

Macedonio Fernández


subir volver Obras Completas. IV Poemas 1   siguiente anterior
de Papeles de recienvenido y continuación de la nada 1944 Poemas I
aumentar tamaño letra reducir tamaño letra poema aleatorio