anterior autor siguiente

      MUERTE ES BELDAD

    MANERA DE UNA PSIQUE SIN CUERPO

Manera de la inespacialidad de lo solo psíquico.

Manera de la identificación entre psiques meras y de la identidad para sí cada una.

Manera de la comunicación directa entre psiques meras con identificación por cada una de los «estados» en ella promovidos directamente por la otra, como distintamente reconocibles y no pertenecientes a la corriente mental propia.

Pero estos estados psíquicos «otros», visitantes de nuestra fluencia psíquica propia aunque reconocidos como ajenos y susceptibles de ser excluidos por nuestra eficiencia (por no llamarla «energía») psíquica, pueden ser prohijados por nosotros y sustituir y desviar, a veces para consuelo o vencer resistencia para mal, la temática psicológica de ese momento de nuestra fluencia asociativa propia. Si aclaramos, lo que no me es dable ahora —y quizá nunca en mi forma actual psico-física—, estos hondos problemas de la Posibilidad Psíquica Pura, conoceríamos que los Cuerpos no son más que intermediarios, no poseedores, de un Psíquismo Universal siempre existente, lo único que siente, con toda simultaneidad, aun la simultaneidad del Principio con el Fin, del Deseo con su Satisfacción; conoceríamos también que la sucesividad no es forzosa al ser y que la única realidad o ser es el Psiquismo.

Mantente en el Misterio, lector. Para la Psique no hay el «en», no está en un Cuerpo. Y en un cuerpo pueden manifestarse y recibir estímulos dos Psiques tan extrañas una a otra como las que se manifiestan mediante dos cuerpos. La llamada «doble personalidad» es mera verbalidad, mala denominación.

Doble personalidad es una abstrusidad, un inconcebible; pero el hecho de dos personalidades es auténtico.

Y esta experiencia es suficiente para iluminar la no-dependencia: la transpresencia de la Psique en los Cuerpos. Otra ilustración es la falacia de las localizaciones en el cuerpo de los estados psíquicos: no nos duele la mano sino en el cerebro, y tampoco en el cerebro sino en un antes y un después de tal o cual otro estado psíquico; el estado sentido se sitúa temporalmente entre estados psíquicos.

autógrafo

Macedonio Fernández


subir volver Obras Completas. IV Poemas 2   siguiente anterior
de Papeles de recienvenido y continuación de la nada 1944 Poemas II
aumentar tamaño letra reducir tamaño letra poema aleatorio