anterior autor siguiente

    ULTIMA NECAT

¡Huyen los años como raudas naves!
¡rápidos huyen! Infecunda Parca
pálida espera. La salobre Estigia
calla dormida.

                        ¡Voladores años!
¡Dado me fuera detener convulso,
horas fugaces, vuestra blanca veste!
Pasan las dichas y temblando llegan
mudos inviernos...

                        Las fragantes rosas
mustias se vuelven, y el enhiesto cáliz
cae de la mano. Pensativa el alba
baja del monte. Los placeres todos
duermen rendidos...

                        En mis brazos flojos
Cintia descansa.

Manuel Gutiérrez Nájera


subir volver Odas breves   siguiente anterior
aumentar tamaño letra reducir tamaño letra poema aleatorio