Umbrío por la pena, casi bruno,
porque la pena tizna cuando estalla,
donde yo no me hallo no se halla
hombre más apenado que ninguno.

Sobre la pena duermo solo y uno,
pena es mi paz y pena mi batalla,
perro que ni me deja ni se calla,
siempre a su dueño fiel, pero importuno.

Cardos y penas llevo por corona,
cardos y penas siembran sus leopardos
y no me dejan bueno hueso alguno.

No podrá con la pena mi persona
rodeada de penas y cardos:
¡cuánto penar para morirse uno!

autógrafo

Miguel Hernández


subir  volver  El rayo que no cesa (1934-1935)   siguiente  anterior
Canción. Joan Manuel Serrat Canción: Joan Manuel Serrat
aumentar tamaño letra reducir tamaño letra poema aleatorio