anterior autor siguiente


Besarse, mujer,
al sol, es besarnos
en toda la vida.
Asciende los labios,
eléctricamente
vibrantes de rayos,
con todo el furor
de un sol entre cuatro.

Besarse a la luna,
mujer, es besarnos
en toda la muerte:
descienden los labios,
con toda la luna
pidiendo su ocaso,
del labio de arriba,
del labio de abajo,
gastada y helada
y en cuatro pedazos.

autógrafo

Miguel Hernández


subir volver Cancionero y romancero de ausencias (1938-1941)   siguiente anterior
aumentar tamaño letra reducir tamaño letra poema aleatorio