EL PRÍNCIPE

Siete soles forman
el solio del príncipe
de los siete soles.

Su cetro de oro
es un haz de llamas
de mil arreboles.

Su rostro, que nadie
miró porque ciega,
las nubes esconden.

Su imperio, los mundos,
Él todo lo puede,
todo lo conoce...

Y en sus ojos, cuyo
mirar mata, brillan
¡todos los dolores!

autógrafo

Manuel Machado


subir volver Alma (1902) Estatuas de sombra   siguiente anterior
aumentar tamaño letra reducir tamaño letra poema aleatorio