anterior autor siguiente

URBE: SÚPER-POEMA BOLCHEVIQUE EN 5 CANTOS
              I

A los obreros de México.

He aquí mi poema
brutal
y multánime
a la nueva ciudad.

                                Oh ciudad toda tensa
                                de cables y de esfuerzos,
                                sonora toda
                                de motores y de alas.

                                Explosión simultánea
                                de las nuevas teorías
                                un poco más allá
En el plano espacial
                                de Whitman y de Turner
                                y un poco más acá
                                de Maples Arce.

Los pulmones de Rusia
soplan hacia nosotros
el viento de la revolución social.
Los asalta-braguetas literarios
nada comprenderán
de esta nueva belleza
sudorosa del siglo,
                                y las lunas
                                maduras
                                que cayeron,
                                son esta podredumbre
                                que nos llega
                                de las atarjeas intelectuales.
He aquí mi poema:
                                ¡Oh ciudad fuerte
                                y múltiple,
                                hecha toda de hierro y de acero!

Los muelles. Las dársenas.
Las grúas.
                Y la fiebre sexual
                de las fábricas.
                Urbe:
                                Escoltas de tranvías
                                que recorren las calles subversistas.
                                Los escaparates asaltan las aceras,
                                y el sol, saquea las avenidas.
                                Al margen de los días
                                tarifados de postes telefónicos
                                desfilan paisajes momentáneos
                                por sistemas de tubos ascensores.

Súbitamente,
¡oh el fogonazo
verde de sus ojos!

Bajo las persianas ingenuas de la hora
pasan los batallones rojos.
El romanticismo caníbal de la música yankee
ha ido haciendo sus nidos en los mástiles.
¡Oh ciudad internacional!
¿Hacia qué remoto meridiano
cortó aquel trasatlántico?
Yo siento que se aleja todo.

Los crepúsculos ajados
flotan entre la mampostería del panorama.
Trenes espectrales que van
hacia allá
lejos, jadeantes de civilizaciones.

                                La multitud desencajada
                                chapotea musicalmente en las calles.

Y ahora, los burgueses ladrones, se echarán a temblar
por los caudales
que robaron al pueblo,
pero alguien ocultó bajo sus sueños
el pentagrama espiritual del explosivo.

He aquí mi poema:
Gallardetes de hurras al viento,
cabelleras incendiadas
y mañanas cautivas en los ojos.

                                ¡Oh ciudad
                                musical
                                hecha toda de ritmos mecánicos!

Mañana, quizás,
sólo la lumbre viva de mis versos
alumbrará los horizontes humillados.

autógrafo

Manuel Maples Arce


subir volver Vrbe (1924)   siguiente anterior
inglés Translated by Alexandra Becker
aumentar tamaño letra reducir tamaño letra poema aleatorio