anterior autor siguiente

        80 H.P.

Pasan las avenidas del otoño
bajo los balcones marchitos de la música,
y el jardín es como un destello rojo
entre el aplauso burgués de las arquitecturas.

Esquinas flameadas de ponientes.

            El automóvil sucinto
            tiene a veces
            ternuras
            minerales.


            Para la amiga interferente
            entregada a las vueltas del peligro;

he aquí su sonrisa equilibrista,
sus cabellos boreales,
y sobre todo, el campo,
desparramado de caricias.

Países del quitasol

                              nuevo
    —espectáculo
                              mundo
    exclusivo—
                              latino
                              de sus ojos.

            En el motor
            hay la misma canción.

(El corazón apretado
como un puño)

A veces pasan ráfagas, paisajes estrujados,
                      y por momentos
                      el camino es angosto como un sueño.

        Entre sus dedos
        se deshoja
        la rosa
        de los vientos.

Los árboles turistas
a intervalos
regresan con la tarde.
Se van
quedando

atrás
los arrabales
del recuerdo

              —oh el alegre motín de su blancura!—

            Tacubaya,
            San Ángel,
            Mixcoac.

Pequeños
alrededores de la música.

Después
sólo las praderas               del tiempo.

Allá lejos
              ejércitos
                            de la noche
                                              nos esperan.

autógrafo

Manuel Maples Arce


subir volver Poemas interdictos (1927)   siguiente anterior
I. Poemas interdictos
inglés Translated by Alexandra Becker
aumentar tamaño letra reducir tamaño letra poema aleatorio