LA LUNA Y LA ROSA

A Jules Supervielle, después de haber gustado Gravitations.

Mira que es hoy en flor la rosa llena;
cuando en otoño de su fruto rojo
será la rosa nueva...

En el silencio estrellado
la Luna daba a la rosa
y el aroma de la noche
le henchía —sedienta boca—
el paladar del espíritu,
que adurmiendo su congoja
se abría al cielo nocturno
de Dios y su Madre toda...
Toda cabellos tranquilos,
la Luna, tranquila y sola,
acariciaba a la Tierra
con sus cabellos de rosa
silvestre, blanca, escondida...
La Tierra, desde sus rocas,
exhalaba sus entrañas
fundidas de amor, su aroma...
Entre las zarzas, su nido,
era otra luna la rosa,
toda cabellos cuajados
en la cuna, su corola;
las cabelleras mejidas
de la Luna y de la rosa
y en el crisol de la noche
fundidas en una sola...
En el silencio estrellado
la Luna daba a la rosa
mientras la rosa se daba
a la Luna, quieta y sola.

autógrafo

Miguel de Unamuno


subir volver Romancero del destierro (1927)   siguiente anterior
aumentar tamaño letra reducir tamaño letra poema aleatorio