anterior    aleatorio / random   autor / author   inicio / home   siguiente / next

          PORTAZOS

Mira, no me des portazos,
eso de nada te sirve,
¿o crees tú que mis reproches
a esos golpes habrán de irse?
Cierra la puerta mansito,
ciérrala con mano humilde,
siéntate aquí, junto al fuego
y dime ahora, ¿qué me dices?
Si, sí, ya sé que de noche
tu corazón queda triste,
ciérralo, pues, más sin llave
por si acaso algo le aflige.
Si la congoja le prende
y palpitando te pide
socorro en las altas horas
¿cómo has de entrar a asistirle?
Entorna no más su puerta,
que por la rendija filtre
la luz del alba piadosa
cuando el sol el cielo viste.
No así te cierres por dentro,
no andes trazando deslindes;
el poner puertas al campo
sabes bien para qué sirve.
Echa esas llaves al río;
el amor al alma ciñe
con cinto que aun siendo fuerte,
es a la vez muy flexible.
Sin dar portazos de enojo
puedes mostrarte muy firme,
que esos amagos de engaño
sabes bien que no me rinden.

autógrafo
Miguel de Unamuno


subir   poema aleatorio   Poesías (1907)   siguiente / next   anterior / previous