anterior autor siguiente

    CARAMBA 46

Como quiera que el destino es el destino
voy a sembrar una voz, la mía, en el huerto.

Ya he dibujado en el aire
y he colgado mi sombrero en distintas estrellas.

Hay que sembrar la voz,
y ver si nace con hojas verdes o moradas,
y con olor de menta o de lavanda.

autógrafo

José Moreno Villa


subir volver Carambas (1931)   siguiente anterior
aumentar tamaño letra reducir tamaño letra poema aleatorio