anterior autor siguiente

  MADRIGAL DE LA ESTEPA

El viento hacía locuras de borracho
con tu pelo.
Temblaba, no se atrevía y luego feroz lo alzaba.
Se metía ciegamente,
se revolcaba en el oro,
se posaba,
se rendía en la cuenca de las ondas
y no cantaba, sino rezaba
la oración beoda
de los que se pierden incorregiblemente por algo en el mundo.

autógrafo

José Moreno Villa


subir volver Puentes que no acaban (1933)   siguiente anterior
aumentar tamaño letra reducir tamaño letra poema aleatorio