anterior autor siguiente

      CHÉVERE...

Chévere del navajazo,
se vuelve él mismo navaja:
Pica tajadas de luna,
mas la luna se le acaba;
pica tajadas de canto,
mas el canto se le acaba;
pica tajadas de sombra,
mas la sombra se le acaba,
y entonces pica que pica
carne de su negra mala.

autógrafo

Nicolás Guillén


subir volver Sóngoro cosongo. Poemas mulatos (1931)   siguiente anterior
Canción. Teresa Berganza Canción. Teresa Berganza

aumentar tamaño letra reducir tamaño letra poema aleatorio