anterior autor siguiente

        SUDOR Y LÁTIGO

Látigo,
sudor y látigo.

El sol despertó temprano
y encontró al negro descalzo,
desnudo el cuerpo llagado
sobre el campo.

Látigo,
sudor y látigo.

El viento pasó gritando:
—¡Qué flor negra en cada mano!
La sangre le dijo: ¡vamos!
Él dijo a la sangre: ¡vamos!
Partió en su sangre, descalzo.
El cañaveral, temblando,
le abrió paso.

Después, el cielo callado,
y bajo el cielo, el esclavo
tinto en la sangre del amo.

Látigo,
sudor y látigo,
tinto en la sangre del amo;
látigo,

sudor y látigo,
tinto en la sangre del amo,
tinto en la sangre del amo.

autógrafo

Nicolás Guillén


subir volver El son entero (1947)   siguiente anterior
aumentar tamaño letra reducir tamaño letra poema aleatorio